Excerpt for "Extranjera de por vida" de Ana María Velázquez by , available in its entirety at Smashwords





Extranjera de por vida

Ana María Velázquez









Smashwords –edición

~



















Extranjera de por vida

Ana María Velázquez





Smashwords –edición



Mención especial en la XIX Bienal José Antonio Ramos Sucre 2013



























Extranjera de por vida

©Ana María Velázquez

Segunda edición Mayo 2017 Caracas, Venezuela

1ª edición junio 2014 Editorial Lector Cómplice Caracas, Venezuela

Edición

José Miguel Navas

ISBN

978-980-7477

Mención especial en la XIX Bienal José Antonio Ramos Sucre 2013

Prohibida la difusión sin la autorización del autor.



































Ninguno de los que sale está seguro de llegar

Ninguno de los que llega está seguro de ser amado lo bastante

Del poema “En el aeropuerto” de Howard Nemerov





































País lejano, el mío

Habité el sol y la cayena abierta

caminos sinuosos protegiendo piedras

escupiendo hojas

refugiando cantos

Yo soy ave y serpiente

mosaico de luz de sombras

entretejida en ramas

construida en vientre

nacida en lo alto

de una montaña sin nombre


















54



Puedo convertirme en árbol

encajarme en tierra

y alimentarme por siglos

renovar mis hojas

en cada entrada de estación de aguas

dejar que el tamarindo

me acaricie con sus hojas

o que la flor de la cayena

se abra muy cerca de mi tronco

Me gusta la compañía de otros árboles

no me siento mal en este jardín

nuevo para mí

elegante

con sus ladrillos rojos

sus bancos de hierro

su nieve impecable

Aquí también puedo respirar

el aire limpio

aquietar mis ramas

recordar cómo era












54Emigrada

navegada

exiliada

me reconoces

por mi miedo

por mi hablar

ex-altado

ex-voto

ex-devoto

por mi forma

de mirar un mundo

que no reconozco mío

Digo que algo aprendí

Amo el aire, las flores, los besos

de este lugar

No importa

en verdad, eso no basta para ser aceptada












54Exilios voluntarios

La gente quiere tomar el desayuno

de pie en la cafetería

apurada en beberse nuevas ciudades

y olvidar un país en crisis

Seré eterna extraña de los otros

siempre cambiando de piel

salamandra en alerta

extranjera de por vida




















54



¿Qué país es éste?

Quieren que me vaya

lejos

tras la frontera

que me pierda

ellos

los otros

nosotros mismos

No me iré ni tú lo harás

Ésta es la tierra infinita

un buen sitio para vivir


















54Frío y asco

en mi taza de café

en una ciudad de orines

en cada esquina

El pájaro azul ya no está

en la rama más alta

ni se mecen tranquilos

los árboles centenarios

de mi calle de infancia

Soy sólo espejo reflector de miradas

amorosas unas

destructivas otras

una interrogante que salió de la nada

No pertenezco a las élites

ni siquiera conozco las direcciones correctas

ando a tientas en un país que no sabe nada de mí

ni le interesan mis pesadillas particulares












54



Te desarma el pasado

Te vuelve a construir en un día

Nueva dieta

Nuevo corte de cabello

Nuevo punto de vista

Nueva fiesta

Te creas, te recreas

A veces no sabes ni quién eres

ni qué viniste a hacer aquí

ni qué música tocas en esta ciudad absurda

ni por qué tienes tú que vivirla a ella

conocer su maldad

su locura

Casi sin saberlo sabes

que no has aprendido nada en todos estos años














54Sembré riqui riquis

alrededor de mi casa

límites a la mirada insidiosa

al chisme puntero

flechero

Puse flores azules

para mirarlas cada día al levantarme

inventé que vivía en un cuadro de Monet

azul azul

flores acuáticas

Permanecí quieta

por muchos días

esperando ser tocada por la luz

en mi pequeño mundo

azul azul

Tronó la radio

se alzó la voz de la tv

todo se convirtió en política

antipolítica

los hombres perdieron el poder

en verdad la autoridad nunca fue suya

Salí de mi escondite

compré un pasaje al país de las mujeres

escapé de las voces iracundas

que llamaban a la guerra

espantada de la cárcel

azul azul

a la que yo misma me había condenado



54

Puedo ser extranjera

en cualquier parte

no sólo aquí

en todo el continente

volar sobre murallas

ir hacia el silencio

con las mujeres pobres

con las mujeres de la tierra






















54Sumergida

Peso al centro

Cable a tierra

Busco asidero en la radio

en el cine

en la prensa

en los libros

en los centros comerciales

en la compra apurada del vino chileno para la cena

Olvido que sólo en la tristeza se asienta la tristeza

que sólo en el dolor se acalla el dolor

Imposible permanecer en esta incertidumbre

un raro país

sin morirme un poco

mejor hundirme y dejar que el sueño me rodee

hasta que cese la angustia por sí sola














54Difícil conciencia

extraña a la causa general

devenida extranjera

aún entre mi propia gente

Mujer tercermundista

empeñada en la búsqueda de sentido

filosófica

literaria

solidaria

intentando hacer conexiones significativas

La mente se acobarda ante el recuerdo

de una casa de techos de caña

antigua

un campo inmenso

reflejando el sol de oro derretido de la tarde

garzas blancas regresando

de su aventura cotidiana

y una anchura imposible de río

de aguas color granate











54


No hay silencio

Mañana nos vamos

de la montaña grande

apenas habitada

en la curva de la mano sobre el volante

en la mirada perdida en sus verdes

en las voces arcaicas de los chamanes

en el respirar cansado del autobús de las cuatro

No, nadie duerme esta noche en esta casa





















54


De madrugada gritan

jóvenes ofendidos en el cuerpo

detenidos

tatuados en orificios de indignidad

pesados de plomo

mineralizados

directo a los huesos

a los órganos vitales

Noches de tv y Rivotril

aguas de tilo y manzanilla

enredos de sábanas opresivas

Pasa de todo y nadie dice nada

Nadie se aferra a la denuncia

arma invisible de la justicia

Se difumina la línea divisoria

entre lo que soy y lo que vivo

entre mi cuerpo y el otro cuerpo

casa de huesos fracturados

de inflamaciones imposibles

rostros deformados en haces azules y púrpura

compitiendo con el cine de media noche

con Brad Pitt y su absoluta belleza

Todo lo he soñado excepto el miedo







54


Tráfico pesado

hora pico

salir

regresar

volver

iniciar

todo se complica

ciudad barraca

cien caminos

una sola plaza

Imposible seguir

pasar

retroceder

alterar la ruta

cordones policiales

represión

negación

n gigante

o sin variancia

sin errancia

sin armonía

Nací en un país donde todo estaba prohibido







54


Partir

Vaciar la casa

Purgar objetos

Dejar la soledad intacta en el jardín

teléfonos repicando la nada

cortinas batiendo suelos

tazas extrañando manos

brisa cotidiana persiguiendo en vano

las siluetas de los cuerpos





















54


Aferrarme a nada

Quejarme de nada

Todo no cabe en una maleta

Quizás la arena que recuerda

o un ojo azul desprendido de las aguas

y unas cuantas plegarias

Congestionados aeropuertos

cansadas autoridades migratorias

ciudades nuevas y viejas

casa del unicornio blanco

largas avenidas sin dinero para taxis

No, no hay que quejarse de nada

















54

Ilegal

indecible

incomprensible

incurable

inclemente

inconclusa

infinita

Miedo

pulmones

cansados

respiración

en mi nuca

confundiendo

mis estertores

con los suyos















54El problema no somos nosotros

Ni la casa que vamos a vender

Son los inquilinos invisibles que viven aquí

Sorben la sopa cuando no estamos

pisan la cola del perro

se alimentan a escondidas

la leche de la gata no dura un día

las peras del mesón desaparecen una a una

Engordan en silencio

Yo trato de hacer dieta cada día, y cada día fracaso

me es imposible ser mujer de piel y huesos

En cambio ellos se vuelven cada día más livianos, más etéreos

capaces de seguirnos a todas partes, si se lo permitimos

















54


Mi nombre

Tu nombre

El nombre de todos

El nombre de todos

En una planilla

Sellos migratorios

Sobres

Recaudos

Carpetas de manila

Tu nombre

Mi nombre

El nombre de todos

El nombre de todos

Ojos expectantes

y nuestras almas

firmes

aferradas al cuerpo

temerosas de que el aliento las deje escapar












54Sol poniente

siluetas de aeropuertos nuevos

carteles de excesivo progreso

centros comerciales

de lujo

y yo

lejos de casa

lejos de casa

incapaz de pronunciar los nombres

ajena

ajena



















54


Cuando me vaya de aquí

me hará falta mi madre

su mirada de ojos tristes

variables

ahora claros

ahora oscuros

La madre consuela

extiende su manto de protección

media entre la vida y la muerte

Puede insertarse en esa grieta invisible

entre ambos mundos

enseñarnos a cruzar ríos a nado

detenernos cuando no es posible

Cuando me vaya mi madre se quedará

bajo tierra

Desde muy hondo me enseñará

el nuevo camino

en palabras que nacerán desde algún lugar

desconocido

en gestos que no reconoceré míos

en abrazos que prodigaré

en nuevos afectos que nacerán solos

caminando una tarde

por la nueva ciudad






54

Creo no haberme equivocado

el mapa indicaba esta ruta

este número de andén

pasaje largo y sombrío

aguas estancadas

botellas de plástico vacías

Google maps no se equivoca

conoce todas las indecencias

la marginalidad azarosa

ahorrar electricidad

no reír muy alto

ni escuchar música

y nunca eres libre

sino cuando estás a solas

en tu cuarto

libertad individual

y precaria

siempre vulnerable

el temor al desahucio la acompaña

la deuda impagable la limita

Todo me empuja a la disolución compasiva

de una identidad inútil

en un pasaporte rojo

olvidado en la cartera






54No sé viajar sin pasaporte

ni cruzar fronteras sin legalidad

No pertenezco a la aventura

ni a la noche de los tiempos

ni a ninguna otra noche en idioma extranjero

No sé qué hacer sin el sello del consulado

sin la visa

sin la carta de residencia

A cada instante

olvido quien soy

recuerdo quien soy

me pierdo

me encuentro

me paralizo

avanzo

me convierto en una doble de mí

que nunca había conocido

una mujer nueva

tratando de salvarme a sí misma











54


Toda creencia

nos confronta al vacío

aún así nos asomamos

a ver las huellas que las sandalias dejan

Creí que dios existía

hasta ayer

cuando detuve mi andar

lejos de la senda

apartada de todos

sumergida en mi descreencia

en mi valor negativo

ahora soy sospechosa de herejía


















54


Dudo entre dos moradas

dos lamentos ojivales

dos rezos

dos surcos abiertos en la tierra

dudo entre mi razón y su hundimiento

Sé que un día seré elogio de los míos

envidia de mujeres asustadas

hoy dudo hasta de mi imagen

tomando de mí misma una foto en el espejo





















54


Olvido mi andar de costumbre

rompo esquemas

salgo ilesa

quizás mi viaje no sea comprendido

El conflicto sólo sirve para justificar

señalar

apuntar

afirmar que te equivocaste

la vida que elegimos siempre tiene sentido

la poesía llega sola

la palabra

simboliza un movimiento interno

a partir de la experiencia

no se alcanza el cielo con las manos limpias

















54

Mis hijos

ya no viven aquí

se estiraron

como varas de bambú

volaron como flechas

huyeron

de la ciudad-muerte

hice un columpio

me mecí

muy fuerte

¡arriba!

¡arriba!

temeridad imposible

salir disparada por los aires

volar tras ellos















54


Un día quizás comprenda

de qué estamos hechos

de qué esencia más allá de la piel

de los huesos

de los ojos

sabré con precisión

qué recuerdos me habitan

cuántas lenguas hablé antes

cuántos caminos conocí

cuántos lugares llamé hogar




















54


De pronto te das cuenta

que eres tú la que persigue

el pasado

queriendo cambiarlo

intervenirlo

doblegarlo

rehacerlo de nuevo

a tu medida

encontrarle sentido a las cosas

La memoria acomodaticia

tiene respuestas racionales

para todo

pero en las noches vuelve

el pasado real

retorcido en sueños inconexos

en vacíos inmensos que asustan

en insomnios precarios

que te dejan exhausta

y en el día regresa

en conversaciones inútiles

que también te drenan energía

Sabes que el pasado está detrás de cada palabra

de cada acción

nunca podrías someterlo

no te pertenece

nunca fue tuyo




54Dar gracias a Dios

cada vez que tengo elecciones

y escojo la conveniente

cada día

cuando no las tengo

cuando no hay voluntad

ni oportunidad

sólo límites a todo

Mi madre cosió almohadones

de plumas con telas de colores

yo

sólo encuentro bordes cortantes

honduras de noche en cada esquina

















54


Mañana las azaleas

hoy el gran circo

máscaras sudorosas

trajes europeos

en este país de clima caliente

vino tinto para celebrar

a treinta y seis grados

un sinsentido más

Mañana sembraré azaleas

dejaré que crezcan

regaré mis plantas

refrescaré mi paso

otra dirección

otra calle

lejos de la fiesta hipócrita

feria de vanidades

de muertos en vida

de muertas andantes

Mañana sembraré azaleas

con mis dos hermanas

duplicadas en dos hermanas más que tengo

y en dos hermanas más que sujetan mi mente

y me ayudan a hacerme mujer autónoma

a pesar de mi duda, de mi crítica

Mañana sembraremos todas azaleas

y la fiesta será un círculo de risas




54Hay otros días en que extraño

vivir en un mundo ordenado

en una ciudad amable

de calles limpias

y un parque con la grama recortada

dar un paseo a paso rápido

detenerme en el semáforo

y saber que puedo cruzar sin ser atropellada

caminar por aceras amplias

bien mantenidas por un juicioso alcalde

alumbradas al paso de los transeúntes

Hay otros días en que anhelo

ver vidrieras con libros

tazas de té antiguas

pinturas y afiches de ocasión

boutiques minimalistas

donde se exhiban carteras de fiesta

comprar un antiguo reloj de muñeca

que perteneció a una artista

Hay otros días en que extraño

un mundo ordenado y limpio

donde el disfrute sea posible

junto con el vivir despreocupado







54Sostengo en mis manos

los hilos de la madeja

Tejo y destejo

mi propia manta

El temor no me ha abandonado nunca

habita entre puntada y puntada

me espera la primera noche de enero

para reclamarme otro año imposible

Serpientes de grandes escamas aún duermen a mi lado





















54Soy la mujer que ha viajado medio mundo

y nunca ha regresado

y no sabe qué ciudad habita

ni por qué ciudad es habitada

Soy la mujer que tiene que volver a empezar cada día

levantarse y afrontar lo que venga

a pesar de mis infinitos miedos

de todas mis pérdidas

Soy la mujer que tiene que crearse

cuando abre los ojos cada mañana

que es bella

e inmensamente sabia

la mujer que ha amado

que ha visto nacer y que ha visto morir

la mujer que ha vivido por los siglos de los siglos

la mujer que siempre ha existido sobre la tierra













54Inmersa en los colores de la tarde

colores fuertes, demasiado extraños

quizás a nadie le gusten más que a mí

Todos se apuran en llegar

a la prensa, al twitter y al pan sobre la mesa

a quitarse los zapatos

a dejar la cartera abierta en cualquier parte

a mí me atrapan los colores

de la ciudad

y yo me dejo llevar

sin cuestionar

me sumerjo

voy hacia las profundidades

olvidando el mundo

el hacer y el deber

la hija que fui

la nieta

la madre

y quizás la artista que recuerdo











54Vine aquí

sin saber adónde venía

me guió el aroma de la hierba

la tierra calma

nadie preguntó si era aquí

donde quería vivir

yo tampoco dije

no sabía

aún así hice de la nueva tierra un hogar





















54Esto es una isla

nadie sabe qué ocurre mar adentro

ni cuántos barcos han pasado durante la noche

ni cuándo aparecerá su dueño, el mar

a reclamarla

sus dueños, los delfines

a llevársela

Nadie sabe


Este mar ha estado en las costas de Haití

llega angustiado

incapaz de controlarse

escupiendo peces muertos

mar de bandera roja

hoy sólo nos permite el lujo

de la arena caliente

bajo los pies













54Hay días en que necesito descanso

tenderme en la cama y mirar televisión

sin preocuparme

sin horarios

sin llamadas urgentes

días de encierro

de habitar la casa

el mundo puede esperar

nada grave pasará

si no salgo a encarar caminos pesados

de tráfico

atascos

detenciones
















54

Decaigo

el mundo penetra en mí

rompe mis reservas

toma mis fuerzas

desbarata mi entereza

la maldad de la gente me agrede

Soy una esponja empapada

en maledicencia

la angustia ha regresado

el no sentirme bien conmigo misma

y con mis roles

me vuelve a hacer vulnerable


















54Viví tiempos de árboles en niebla

captando absortos luz de altura

humedades de bosque

debí llamarme Artemisa

ser una flor violeta

creciendo cerca

abajo

amparada por las ramas altas






















54


Todo ocurre por destino

ss poco lo que podemos hacer

no escogemos ni la lengua

ni la familia

ni la madre

ni la tierra que nos acogerá

al final

con sus cabellos largos

rizados de viento

A ellos

a los estudiantes que asedian mi ventana

quiero decirles

que nos espera el mismo huerto sombrío

la misma tierra que llama

que llama















54Quise traer sólo nuevas ofrendas

como las recién casadas


no lo permitieron

dijeron que yo no me iba al exilio

para casarme en el altar de ningún dios extranjero























54

Me dices: hay demasiadas fronteras

Te digo: calma, paciencia

Me dices: tomará tiempo cruzarlas

Te digo: iremos más temprano

Me preguntas: cuándo

Te digo: cuando aún duerman las madres en Aleppo
























54Crecimos al sol

dejando de recordar la rama

desnuda

su golpeteo de invierno

en la ventana

el viento cortante

sibilante

sigiloso

la ventana de nuestra casa

árbol tocando a vidrio

sola

olvidada

habitada

por otros

por otras

que nunca nos conocieron















54

El pensamiento

lleva el peso y el cansancio

no cierra el abismo

entre lo que somos y lo que sentimos

hay que inventarse la mudez

un descanso de la mente

para escuchar y ser escuchados

La palabra aparece sólo cuando callo






















54Mi hermana toma ayahuasca

en una montaña grande

con la energía del Coxitambo

que es la madre

entra en mundos desconocidos

de la mano de los taitas

yo no

yo quiero huir de esta bruja enferma

emanadora de violencia y rabia

que busca droga y plata todas las noches

ahogando mi grito de mujer en sus entrañas de loba

en su ruido infernal

en su estruendo de loca
















54Un rayo infinito de luz

ha salido esta mañana

consolando

uniendo

atando lo escindido

hablando de libertad llegó

el ave cuidadosa

hermanada en la alegría

del renacer

cantando notas sueltas de paz

aún no sabe cantar himnos

ni los quieren cantar

prefiere la nota alta

esbelta

elegante

el trino armónico

corto

limpio

anuncio de un mundo

que va a volver a nacer









54Mujeres sabias dejan rastros en la arena

conocen palabras mágicas

entran en bosques de eucaliptos

se unen en la plegaria

alaban a un dios desconocido

para los varones

nunca lo nombran

pero saben que les concederá lo que pidan

si se recuerdan siempre unas a otras

la verdad


















54Vendrá el tiempo de la paz

sin fronteras

de la humanidad tolerante

Vendrá la mujer de fuego a enseñarnos

al Niño Divino

hermoso

hijo de la lucha que vivirá mecido

en la quietud

en las ramas altas

de las higueras en flor



















54Donde haya una mujer libre

habrá un lago de aguas claras

un árbol cargado

un arrullo al oído de la niña dormida

un seno desnudo anhelante

un hogar adonde regresar



























54













Semblanza biográfica



































Ana María Velázquez

anamariavelazquezanderson.blogspot.com



Poeta, narradora, ensayista, articulista. Nacida en Caracas. Licenciada en Letras por la Universidad Central de Venezuela. VIII Taller de Expresión Literaria del Centro de Estudios Latinoamericanos Rómulo Gallegos, Celarg, 1994-1995. Primer lugar en Poesía Premio Nacional Alejo Moreno, Fundación de poetas de San Joaquín, Edo Carabobo, con el poemario Cadaqués, palacio de viento, (Editorial Lector Cómplice, Caracas, 2009). Premio en Cuento corto VI Festival literario ucevista, Universidad Central de Venezuela, con el cuento “El mismo espanto que convierte la palabra en una mueca”(2203). Su poemario Extranjera de por vida (Editorial Lector Cómplice, 2013) obtuvo Mención Especial en el Premio Nacional de Poesía José Antonio Ramos Sucre, Cumaná, Venezuela, 2013.

Libros publicados: Cuentos Con los ojos abiertos (Fondo Editorial Ipasme, Caracas, 2008) Creí que me besarías antes de partir, (Areté Editora, Caracas, 2011) y la novela Al azar del viento (Editorial Lector Cómplice, Caracas, 2012). Ensayos en La mirada femenina desde su diversidad cultural, tomos I, II y III (Universidad Metropolitana, Caracas, 2007-2014). Otros ensayos, cuentos y poemas han sido publicados en Barcelona, España, Cuenca, Ecuador, Santiago de Chile, Aguascalientes, México y Buenos Aires, Argentina













Download this book for your ebook reader.
(Pages 1-63 show above.)